El matrimonio según la tradición de diferentes religiones

Spread the love

Una boda significa la celebración del inicio de un matrimonio, bien sea una ceremonia civil o religiosa, para formalizar la unión de dos personas. Te contamos cómo en las principales religiones del mundo, se siguen ciertas tradiciones y ritos para garantizar la prosperidad de esta unión.

La unión católica

Dentro de la religión católica, el matrimonio es considerado uno de los siete sacramentos, santificando la unión entre hombre y mujer, quienes son considerados listos para fundar una nueva familia cristiana. Tradicionalmente, las ceremonias de este tipo, son llevadas a cabo en la iglesia frente a un sacerdote y sus elementos más resaltantes son: los testigos, quienes perciben el consentimiento de los esposos, la espiritualidad porque deben seguir los preceptos de la fe católica; y la alianza indisoluble, ya que con el matrimonio católico no aplica la disolución del vínculo sacramental. Esto último quiere decir que las parejas casadas por la Iglesia solo podrán divorciarse y volverse a casar con otras personas, bajo los efectos civiles, no en la Iglesia propiamente (a menos que se demuestre la nulidad eclesiástica, pero ciertas condiciones aplican).

En la ceremonia tradicional, el novio es el primero en llegar al altar, la novia es la última, debidamente acompañada de su padre. Al finalizar la unión, el beso debe ser discreto por respeto al templo, y en cuanto al protocolo de vestimenta, la novia luce de blanco como símbolo de pureza. Desde el anillo de compromiso hasta el vestido y el ramo de novia, tienen un significado espiritual. Se considera de mala educación llevar ropa negra o escotes pronunciados durante este tipo de ceremonias.

Antes de realizar la unión en la Iglesia, los novios deben cumplir con los sacramentos del bautismo, comunión y confirmación. Además, no deben poseer impedimentos para llevar a cabo la boda, como ser demasiado jóvenes, tener un parentesco, sufrir de impotencia, pertenecer a alguna secta u otros. Es por ello que los sacerdotes siguen la tradición de preguntar a los presentes en la ceremonia, si existe algún impedimento para que esta se realice.

Las bodas hindúes 

Las bodas en la religión hindú están repletas de simbolismos y rituales sagrados, ya que representan la importante unión entre dos familias. Existen múltiples variaciones de acuerdo a la rama de la religión, la casta y el estatus. Este hecho resulta de la característica multicultural de los hindúes y por poseer un gran número de deidades, sin embargo, hay elementos que se repiten en las tradiciones nupciales.

Los matrimonios son arreglados en su mayoría, los padres de la novia se encargan de seleccionar al “afortunado” según el estatus de su familia y algunos intereses de por medio. Una vez escogidos los novios, en conjunto con sus familias, visitan al sacerdote conocido como Brahman, quien finalmente concede la aprobación. Esta es una tradición ampliamente aceptada, sin embargo, en la actualidad se han reinventado y han empezado a aceptarse los casamientos voluntarios y consensuados, pero siempre con la aprobación familiar.

Posterior al encuentro con el sacerdote, el día antes de la boda se realiza un ritual llamado Barat, en donde el novio pasea a caballo hasta la casa de su futura compañera de vida, como demostración de respeto y apertura al enlace. Durante el día de la ceremonia suceden diferentes rituales: algunos consisten en entregar ofrendas de fuego, cantar mantras y leer textos sagrados. Todo varía de acuerdo a las tradiciones que van de generación en generación en sus familias. Al concluir la boda, es común ver que el novio coloque un collar de flores en el cuello de su esposa, como un símbolo de aceptación.

En cuando al dress code de estas ceremonias, la característica principal son los colores llamativos como el rojo, amarillo o anaranjado. En cuando a la novia, la costumbre es que se vista de rojo con adornos de oro, y un traje denominado sari. Sin embargo, durante la celebración, esta deberá cambiarse varias veces de vestido. La música y el festejo dependerán de la grandiosidad y el lujo de la fiesta.

Ceremonias judías 

Las bodas judías también están llenas de simbolismo, que no solo representan la unión de marido y mujer, sino también su deber con ellos mismos y con el pueblo judío. Generalmente la pareja no puede verse una semana antes de la ceremonia, no sin antes recibir la bendición de un rabino, quien es el equivalente a una autoridad sacerdotal.

En el judaísmo se considera a la familia como la única institución social indispensable para la creación (física y espiritual), por eso la fecha de la boda deberá fijarse durante el ciclo lunar creciente, porque ello simboliza el deseo de incrementar la felicidad, familia y fortuna de la pareja.

En tanto a las tradiciones populares, se conoce principalmente que la ceremonia se realiza en dos eventos sucesivos, el primero es la entrega del anillo a la novia en presencia de dos testigos denominado erusim, y el segundo, nisuim, que es cuando se otorgan a los novios las siete bendiciones, y posteriormente el novio rompe una copa con el pie derecho para conmemorar la destrucción del templo de Jerusalén. Al finalizar el enlace, los invitados cargan a los novios en unas sillas, mientras bailan, así la pareja deberá tratar de besarse para sellar su unión.

Bodas musulmanas

En una boda musulmana, la novia es la protagonista del evento, siendo las danzas y cantos especialmente dedicados a ella. Las mujeres de esta religión no pueden casarse con un hombre que no profese la misma, sin embargo, sí se le permite al hombre casarse con mujeres cristianas o judías. Otro elemento curioso, es que el hombre musulmán puede tener más de una esposa, aunque actualmente ha disminuido esta práctica.

El matrimonio musulmán inicia con una negociación, entre el pariente masculino más cercano a la novia (padre o hermano), el novio y su Wali (tutor). Actualmente los matrimonios son consensuados, pero los más ortodoxos continúan con esta tradición, siguiendo las leyes y disposiciones en el Corán.

En cuanto a la celebración, esta tiene lugar en una mezquita, y quien dirige la ceremonia es el Imán (guía religioso y político). Tradicionalmente la novia va acompañada por un cortejo de mujeres, quienes llevan inciensos y velas. La madre de la novia le ofrece a su futuro yerno una bandeja con llaves, leche y pan, que simbolizan la bienvenida a la familia, la abundancia y el alimento, respectivamente.

Una boda musulmana suele durar de tres días a una semana, siendo la primera noche un festejo para las mujeres, en donde la futura esposa deberá dibujarse manos y pies con símbolos en henna, al mismo tiempo que disfruta de un baño relajante en vapor, para purificarse.

En la segunda noche inicia la fiesta, donde las mujeres musulmanas emprenden diferentes bailes y cantos, y los hombres ocupan un lugar de honor en el banquete. El folclore, las velas y la comida toman parte importante en la celebración.

Las tradiciones nupciales varían según la cultura y creencias, y a pesar de ello, todas tienen un denominador en común y es la celebración (a su manera) del amor entre dos personas, el crecimiento de la familia y la fe. Por ello, en casi todas las religiones, los novios son acompañados por sus familiares y amigos en el día especialmente elegido para sellar su futuro.

Tomado de www.culturizando.com

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: